EL FANZINE DE CÓMIC EN CHILE: UN MILAGRO SIN FE

udesdemel

por Daniel Abraham

Los Fanzines auto editados de historietas siguen produciéndose en Chile en el año 2018. No deja de ser interesante que formen una suerte de línea de obstinación ante el impulso neoliberal de buena parte de internet. Un gran número de sus creadores están fuera del circuito comercial y pueden aún establecer líneas de acción con algún público que busca aguante en un dibujo bonito, en un buen truco lingüístico o la síntesis de ambos.
La creación de Fanzines en Chile es variopinta y es imposible conocer la totalidad de las producciones (tanto espacialmente como en términos de tiempo). Ni siquiera se puede saber lo que acontece en una ciudad concreta del territorio, debido al elemento esporádico y de difusión que posee el fanzine. Se hace una tarea compleja conocer la totalidad de las creaciones y existirá siempre una cifra negra que hace difícil su pesquisa. Además, existe el fanzine como Objeto de Arte, delicado y con una propuesta artística de fondo y forma. Hay otro donde el mensaje es hecho rápidamente por la contingencia y con medios limitados de difusión y distribución. Asimismo, los temas transitan desde la poesía abstracta hasta lo relacionado con las cuestiones concretas de la política local. En este sentido, destaco el cómic feminista:

La historieta feminista chilena ha tenido una oposición desde los mismos creadores de tebeos; muchas veces suele ser atacado el dibujo en sí mismo, es decir: las críticas son dirigidas a la forma. Para mí, el cómic con tintes feministas es un modo de protesta contra la situación actual, siendo una práctica de resistencia ante la hegemonía de cierto tipo de discurso. Posiblemente su compañero natural de lucha sean las nuevas masculinidades, pero éstas no tienen la urgencia necesaria. Para la mayoría de los hombres en la cultura chilena, sus privilegios se ven de forma casi natural. Es por eso que el fanzine feminista puede ser la forma más distinguida de los últimos años en la historieta chilena y necesariamente puede causar incomodidad en un ambiente hasta hace poco notoriamente masculino.
Puede ser una injusticia analizar a los creadores antiguos de cómic desde el aquí y el ahora feminista, pero es impresentable atacar hoy la figura de lo femenino y a sus autoras por representar cotidianamente una idea política. Por lo demás, el feminismo utiliza conceptos de las ciencias sociales que van ocupando creativamente los espacios de la ciudad y de las personas. ¿Será que ser suffragette en estos tiempos sea una cuestión tan revolucionaria que muchos vean ahí a la vieja figura de la hechicera o la bruja voladora? Mujer que señorea desde lo alto con su vuelo mítico. Pareciera ser que su libertad de volar va en contra de los sacerdotes y soldados que defienden el poblado.
El fanzine, por tanto, es también de algún modo anarquista: se levanta y dice que no hay jefaturas. Acaso dice también que existen otros seres humanos con los cuales se puede dialogar; o busca ese mundo más justo o que trata de conectarse con la otredad por medio de los gustos y aficiones más íntimas.

1-palotes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: